Claves para poner en marcha tu oficina

Cuando decides que quieres trabajar en una oficina, hay varias decisiones que debes tomar a partir de ahora. Tener una oficina implica una serie de responsabilidades que debes tener en cuenta si tienes como objetivo seguir creciendo como empresa y poder dar una buena imagen ante tus clientes.

En este post te explicaremos las claves para poner en marcha tu oficina. Qué elementos debes tener en cuenta y qué es lo que no debe faltar.

Lo que debes tener en cuenta para poner en marcha tu oficina

Lo primero es tomar la difícil decisión de alquilar o comprar oficina. Hay veces en las que te puede bastar con un espacio de coworking si eres un profesional independiente, pero normalmente vas a necesitar alquilar un despacho fijo si trabaja más de una persona contigo. En estos casos, la opción de alquiler puede ser más asequible y supone menos costes a corto plazo.

Lo segundo que debes tener en cuenta es la decoración de la oficina. Es probable que tu oficina ya incluya muebles, con lo que este problema estaría medio resuelto. Cuestión distinta es si quieres redecorar y reformar la oficina porque está vacía y no da la imagen que quieres para que la vean tus clientes.

Otro aspecto que debes tener muy en cuenta es el material de oficina que necesitarás. Folios, archivadores, fax, teléfono, ordenador, impresora, etc. Sin olvidar que debería tener unos buenos proveedores que te proporcionen el material que se vaya gastando. Por ejemplo, si tienes una impresora Epson, lo ideal sería que acudieras a un proveedor que te proporcione cartuchos Epson a un buen precio.

También debes tener muy en cuenta la iluminación de la oficina. Es posible que tenga grandes ventanales y haya una buena luz natural, pero esto no siempre es así. La luz artificial suele ser el elemento predominante para asegurar que haya una buena iluminación en todos los puntos, evitar reflejos del sol a ciertas horas del día, etc.

Pensemos también por último en la temperatura. Sin una temperatura adecuada, se te va a hacer muy difícil trabajar. A ti y a tus empleados. Por eso deberías tener aire acondicionado en verano y calefacción en invierno en caso de que vivas en una ciudad más bien fría.

Todos estos aspectos debes tenerlos en cuenta, analizando los costes fijos y variables que supondrían para tu negocio y comprobando que resulta sostenible. Si te estás planteando poner en marcha una oficina, el asunto de los gastos es algo que ya deberías tener mirado.

Deja un comentario